Aprendizaje basado en proyectos

Todos los estudiantes que se gradúan de un centro de tecnología educativa de COED, utilizan la metodología del aprendizaje basada en proyectos (la cual se ha comprobado su éxito) para resolver problemas de la vida real que afrontan sus comunidades.

Nuevas destrezas prácticas

Por medio de esta estrategia, los jóvenes que participan en nuestro programa aprenden a:

  • Trabajar cooperativamente.
  • Pensar analítica y creativamente.
  • Aplicar sus conocimientos y destrezas en computación para resolver problemas prácticos, dentro y fuera del salón de clase.

Los ejemplos siguientes demuestran como los centros de tecnología educativa han utilizado sus destrezas técnicas para crear un impacto positivo en su comunidad.

Brócoli versus arvejas

una estudiante de un centro de tecnología educativa y su familia

Desde hace mucho tiempo, las personas de la comunidad de Chipiacúl han discutido acerca de cuál de los dos cultivos primarios de su comunidad es más rentable. Los estudiantes del centro de tecnología educativa en Chipiacúl decidieron resolver este debate de una vez por todas. Utilizando sus nuevas destrezas en computación y Microsoft Excel, los jóvenes llevaron a cabo un análisis detallado del costo/beneficio de cada uno de los cultivos. Luego, utilizando PowerPoint, les presentaron sus hallazgos a la comunidad, lo cual les enseñó a sus padres a hacer sus cultivos más lucrativos. La mayoría de estudiantes en Chipiacúl nunca habían tocado un teclado de computadora antes de que el centro de tecnología educativa se implementara en la comunidad. Ahora utilizan la tecnología para ayudar a sus familias a tomar mejores decisiones para el futuro.

Negocio de camisetas

camisetas

Todo comenzó como una tarea del Instituto. Como parte del currículo basado en proyectos de COED, estudiantes de Tecpán diseñaron un plan para producir y vender t-shirts.  Ellos utilizaron Excel para calcular sus gastos y hacer un presupuesto, PowerPoint y Windows Movie Maker para diseñar sus anuncios, y Microsoft Word para hacer su plan de negocios. Sin embargo, no se detuvieron allí, pusieron su plan en práctica.

En una fábrica, alquilaron la maquinaria necesaria para hacer unas cuantas t-shirts, las cuales utilizaron para ir al instituto. Las t-shirts fueron un éxito con los otros estudiantes, quienes dijeron que deseaban comprar algunas para ellos. Pronto un negocio muy próspero estaba en marcha. Actualmente los estudiantes han continuado sus estudios y con otros empleos, pero todavía se reúnen los fines de semana para desarrollar nuevos diseños y productos.

“A muchos estudiantes de otros institutos les enseñan la teoría, pero no el uso práctico de la computadora”, mencionó Adriana Colo, estudiante de Tecpán.  “Los proyectos prácticos son mucho más interesantes, mucho más divertidos y además ayudan a recibir una mejor preparación”.